Saltar al contenido

Porfirio, Cuauhtémoc y AMLO #AMLO

mayo 11, 2021


#Porfirio #Cuauhtémoc #AMLO

Bestseller No. 1
Estatuilla Coleccionable tipo Bobblehead, AMLO/PRESIDENTE
  • Conmemorativo
  • Coleccionable
  • Edición Limitada
  • Incluye Certificado de Autenticidad
  • Único en su tipo en Estatuillas Bobblehead.

Los dos tienen nombre de personajes centrales de la historia nacional y, fieles a su nombre, ellos mismos consiguieron convertirse en referentes de la historia política de los últimos años. Como al PRI, del cual originalmente proceden, muchas veces se ha dado por muertos políticamente a Cuauhtémoc Cárdenas y a Porfirio Muñoz Ledo. Entre otras cosas, por razones biológicas: el primero acaba de cumplir 87, el segundo llegará a 88 en dos meses. Y, sin embargo, hoy están a punto de abrir un inesperado frente de resistencia ante Andrés Manuel López Obrador, en defensa de las banderas que el Presidente dice enarbolar. El fuego amigo que abrirán estos dos personajes seguramente será más de carácter simbólico que efectivo, toda vez que ninguno de los dos, ni las figuras que podrían acompañarlos, tienen bases sociales que puedan competir con las multitudes que apoyan al Presidente. Pero en términos de símbolos, a los que AMLO es tan afecto, sí que representa un duro golpe de legitimidad.

Para empezar, porque fueron ellos los que invitaron a López Obrador a regresar a la política en 1988 tras varios años de “exilio” en Ciudad México cuando desempeñaba un puesto administrativo. La historia es interesante. En 1983 AMLO llegó a la capital, dolido y desilusionado, tras haber renunciado a la presidencia del PRI en su estado, expulsado por los líderes locales adversos a los cambios que intentaba introducir. Gracias a su ex jefe Ignacio Valle (director del Instituto Indigenista) fue recibido por Clara Jusidman, titular del Instituto Nacional del Consumidor, quien le daría trabajo. En los siguientes años (1984-1988) mientras concluía el sexenio delamadrista, AMLO leería mucho, compraría un departamento con su sueldo de burócrata, tendría a su segundo hijo y escribiría dos libros de historia relativos al siglo XIX. En 1988, a medida que se acercaban los comicios, algunos priistas tabasqueños comenzaron a peregrinar a las oficinas de Andrés Manuel; se había corrido la voz del aprecio que el candidato Salinas tenía por Jusidman y asumían que el tabasqueño podría influir en su jefa para determinar candidaturas a municipios y diputaciones en su entidad. Aunque era una apreciación exagerada, la relación de Jusidman alcanzó para que AMLO fuera invitado a un acto de campaña en Chiapas sobre temas indigenistas. En el mitin planteó una ponencia con sus tesis sobre la Chontalpa y el tema indígena; minutos más tarde, Salinas argumentó justo lo contrario. Fue la primera de muchas decepciones que le provocaría Salinas y confirmó que no tenía cabida en el partido en que el PRI se estaba convirtiendo.

Leer:  Versión estenográfica de la conferencia de prensa matutina del presidente Andrés Manuel López Obrador – AMLO #AMLO

Para su fortuna, Cuauhtémoc, Porfirio, Ifigenia Navarrete y otros habían llegado antes a la misma conclusión y fundaron el Frente Democrático Nacional para oponerse a la candidatura de Salinas. Los dos primeros habían sido precandidatos del PRI y ante su derrota decidieron combinar fuerzas para ofrecer una alternativa al margen del tricolor. Pero el nuevo frente requería una campaña nacional que no podía financiar ni organizar de cara a los comicios; necesitaban candidatos locales atractivos en todas las regiones donde habría elecciones y Tabasco era una de ellas. Graco Ramírez, directivo del FDN, recordó al ex presidente del PRI local y le pidió entrevistarse con Cuauhtémoc, reunión de la cual AMLO salió entusiasmado. Prometió pensarse la invitación a presentarse como candidato del FDN a la gubernatura de Tabasco. No obstante, su esposa Rocío Beltrán le hizo ver la locura que significaba regresar al campo de batalla. La familia se había instalado en el barrio de Copilco, tenían una vida estable, dos hijos y un ingreso asegurado; cambiarlo todo por una candidatura condenada a perder era una idea descabellada. Andrés Manuel aceptó las razones de su mujer y comunicó su negativa a Graco (fuente original de esta anécdota, recogida en mi perfil sobre AMLO en el libro Los Suspirantes 2018, Planeta).

Días más tarde, decidió quitarse la presión de encima y aceptar la invitación para visitar a su amigo Ovalle, para entonces embajador en Cuba. Primero hizo escala en Palenque para ver a sus padres, quienes, más cercanos a la situación de Tabasco, lo convencieron de revertir su decisión. Apenado porque el Frente ya había nombrado a otro candidato, se comunicó con Cárdenas para solicitar la modificación. Aunque, en efecto, fue una candidatura condenada a perder, AMLO le agarró el gusto al recorrido de campo y a la respuesta que obtenía en sus actos de campaña. Al menos el gusto suficiente para quedarse en Tabasco como líder del recién fundado PRD. En 1994 volvió a competir por la gubernatura, esta vez contra Roberto Madrazo, y pudo ser competitivo, al grado de que tras su derrota dedicó varios meses a protestar por los delitos electorales cometidos por su rival, lo cual lo llevaría a un recorrido por pueblos y un plantón en el Zócalo nacional.

Leer:  En 2021, impuestos se ajustarán por inflación: AMLO #AMLO

En 1996, Cárdenas y Porfirio volverían a intervenir decididamente para dar un giro a la carrera política de AMLO, con obvias consecuencias para la historia de México. Hasta ese momento los dos ex priistas habían ocupado la presidencia del PRD, pero para las elecciones internas de ese año, las precandidaturas de Heberto Castillo (ex líder del 68) y Amalia García (procedente de las filas comunistas) amenazaban con imprimir al nuevo partido un giro hacia la izquierda. López Obrador fue la respuesta. Los ex priistas buscaron en otro ex priista una salida para cerrar el paso a esa amenaza. Convencieron a AMLO para postularse a la presidencia del PRD, derrotaron a las corrientes “radicales” y en el proceso hicieron del tabasqueño un protagonista nacional. Cuatro años más tarde, al terminar el mandato natural de Cárdenas como jefe de Gobierno de Ciudad de México, AMLO era el candidato natural para sucederlo. Lo demás es historia.

 No es que Porfirio y Cuauhtémoc lo hayan “fabricado”, como se ha llegado a decir, pero lo cierto es que al utilizarlo para sus propios intereses lo convirtieron en protagonista de coyunturas decisivas que cambiaron el destino del tabasqueño. En otra oportunidad habría que abordar las muchas peculiaridades del cordial distanciamiento, y a veces no tan cordial, que siempre ha existido entre López Obrador y Cuauhtémoc Cárdenas, y para el caso el cardenismo en su conjunto. Pero esa es otra historia.

Jorge Zepeda Patterson

@jorgezepedap





Fuente

Trámites y apoyos gobierno amlo

Trámites y apoyos de GOB

En esta sección encontrarás los trámites y apoyos que se están otorgando de parte del gobierno de AMLO y de ...
Leer Más
Frases amlo

Frases

Aquí conocerás las frases más importantes que AMLO ha pronunciado a lo largo de su mandato, los medios de comunicación ...
Leer Más
Amlo meme mesias

MEMES

También hay momentos chuscos y los capturamos en los Memes de AMLO, el gobierno de México no está exento de ...
Leer Más

Noticias

Entérate de las noticias de AMLO y de la 4T más importantes del momento, buscamos informar a los mexicanos de ...
Leer Más
AMLO Andrés Manuel López Obrador

AMLO Andrés Manuel López Obrador

Biografía y semblanza Andrés Manuel López Obrador (AMLO) asumió el cargo de Presidente Constitucional de los Estados Unidos Mexicanos el ...
Leer Más